Blog

Artículos de esta sección

  • ¿Cuándo dejamos de soñar con ser un país?

    , por Martín Gaitán

    Mi compañero Fran Rosati me dejó este mensaje en Facebook : Ya que vos me pegaste un link bastante interesante, el cual leí por completo y no comenté nada del mismo por el solo hecho de que no me gusta ponerme a discutir de política (eso ya quedo mas que claro) y menos por este medio te dejo este link para que lo leas, esta bueno, da para recapacitar en algunas cosas, abrazo! ¿Cuándo dejamos de soñar con ser astronautas?, www.lavoz.com.ar, opinión de un lector tras los resultados de las (...)

  • Cuatro fragmentos de una muerte

    , por Martín Gaitán

    Uno: Abrazar al desconocido La plaza. Lugar de encuentro del pueblo. De allá, de acá, de todos y de cualquier lado, el pueblo que llora llega y los cantitos de los que aun pueden cantar son como una bienvenida: ¡Nestor no se murió... Nestor no se murió... vive en todos los pibes que ahora reciben la asignación! Ahí estoy, extraviado, llevado por las tripas, por la necesidad de no serle indiferente a la historia. Busco caras conocidas y las encuentro. Todas tienen sino el gesto crudo del (...)

  • Limando cantos IV

    , por Martín Gaitán

    From: Juan Perez to: Grupo Ing Computación date 2010/10/17 subject: [OT] Voto Electrónico Hoy en una charla Relámpago de la Pycon, Federico Heinz, presidente de la Fundación Via Libre nos invita a colaborar generando software con malas intensiones, que tenga todo tipo de engaños, fraudes, maldades de cualquier tipo y factor La cuestión es así: desde la Fundación Via libre han hablado con los legisladores personalmente y entregándoles un libro para que se enteren de lo perjudicial que es el (...)

  • No pudieron

    , por Martín Gaitán

    Abel tiene los bigotes canosos. Francisco todavía no, pero tiene la sonrisa grande, los pómulos punteagudos y las ojeras marcadas como su papá. La última vez que estuvieron juntos Francisco estaba en la panza de su mamá, Silvia, con cuatro meses de gestación. Era enero de 1977. Después que la llevaron a Silvia yo estaba muerto — cuenta Abel — andaba por ahí, como fantasma. Dormía en los baldíos, con una ametralladora colgada en el pecho y granadas en los bolsillos. Si aparecían ahí, y bueno, qué más (...)

  • Los mimos y las masas

    , por Martín Gaitán

    "Susana amasa la masa", acataba mi lápiz, con la punta filosa casi lista para apuñalar. Al lado, muchos garabatos contrastaban la hoja Rivadavia, acusando un gran fastidio acumulado. Por fortuna, gracias a mi prolífica imaginación infantil nunca sucumbí al invasivo sopor. Las gansadas prolijas con tiza blanca o azul sólo motivaban a soñar otros mundos. Cuando mis ojos apagaban la luz podía disfrutar, pongamos por caso, a Maradona marcando un gol magistral visto sólo por mi; o quizás a un payaso (...)

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 |...