Blog

Artículos de esta sección

  • Azul, mi amor de invierno

    , por Martín Gaitán

    Azul, es difícil empezar esta carta. Es que hace mucho que no escribo, pero más tiempo hace que no me pasaba algo como vos. Sí, ya sabés que soy cursi. ¿Cuándo te conocí? No me acuerdo el día exácto, pero sé que era de noche y hacía mucho frío. Si sé dónde: fue en la farmacia ¿te acordás? La farmaceutica se sonrió suspicazmente cuando te miré; creo que lo entendió todo mucho antes que nosotros. Qué torpe lo mio al principio, no sabía ni cómo tratarte. Me daba vergüenza hablarte, contarte cosas mias, qué se (...)

  • La ciruela mágica

    , por Martín Gaitán

    Formar parte del Club de Estreñidos Crónicos (el C.E.C.) cambió la vida de muchos. Se reunen casi siempre en la casa del Doctor Zuvinter y en algunas oportunidades en la casa de Doña Mercedes Ruiz de Oviedo. Es un grupo unido, apretado como dicen ellos; un grupo con mucha fuerza. Por estatuto, el Club no hace diferencias de edad, clase social, sexo o religión. Basta con tener el ceño fruncido, suficiente mal genio y, sobre todo, cagar poquito y casi nunca. En las reuniones participan estresados (...)

  • Mirenlo a él, que blogudo

    , por Martín Gaitán

    Nati estiraba su cepillada de dientes, dándome un changüí para que nos acostásemos juntos. Yo le decía ya voy amor, un segundito mi vida, termino estas cositas y estoy en la cama. Como me gustaba la idea de ser coherente con la rareza de todo el día, cumplí. Es que ayer fue un día extraño, bipolar. De la mufa que produce programar una cosa horrible en un lenguaje horrible, a la grata intriga de que te llamen por teléfono para recordarte que estabas anotado en un concurso a cuya entrega de premios te (...)

  • Pequeñas historias facebookianas

    , por Martín Gaitán

    Bart y el Hombre Radioactivo

    De: Martin Gaitán
    Para: Cristian Alarcón
    el 30 de enero a las 1:09

    Hola Cristian. Me llamo Martín y soy el primero, exceptuando a la CIA, en encontrarle alguna utilidad a Facebook: escribo el nombre de los escritores que me gustan en la cajita de búsqueda, cruzo los dedos de los pies y aprieto enter. Como a muchos no les conozco la cara (sobre todo a los que leí en ediciones baratas) voy al buscador de imágenes de google y busco alguna coincidencia en los resultados. Sí, todo un investigador 2.0.

  • Aprietes

    , por Martín Gaitán

    En 1999 yo tenía algunos granos en la cara y poco sueño por las noches, que dedicaba a atrofiar mi columna frente al monitor. En esa época, en Neuquén, el ADSL era una promesa del próximo milenio y mis experimentos internéticos nocturnos debían conformarse con una conexión dialup, unas 30 veces más lenta que las conexiones de ahora. Pobre madre: además de aguantarse quedar sin teléfono desde las nueve de la noche (hora que empezaba la tarifa con descuento) hasta la madrugada, debía gatillar de su (...)

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 |...